Foto que me tomó Agustín con mi primera Aurora Boreal.

Uno de los motivos principales del viaje a Islandia, era que ver en persona las auroras boreales.

Ayer, que por primera vez, fuimos en un tour a verlas y salí algo decepcionado. En mi mente, venir a Islandia, era ver en las noches, el cielo lleno de colores y movimiento. Pues no, no funciona así.

Ver las Auroras Boreales es todo un proceso, hay que estar pendientes de las nubes y de las predicciones; específicamente 48 horas antes, ya que este fenómeno está relacionado con la radiaciones de la actividad solar y con la composición y características de nuestra atmósfera, pero aún así, con toda su parte científica, la suerte también entra en la jugada.

El guía dijo que teníamos buen día, que las predicciones eran buenas, estaban en 5, nos llevaron a las afueras de Reykjavik, en un lugar muy oscuro, no le demos importancia que en el lugar habían 10 buses y todos sus pasajeros afuera, como nosotros, con celulares y cámaras profesionales tratando de capturar el espectáculo que veríamos ante nuestros ojos. Llegamos como a las 10pm, eran pasadas las 11pm y yo no veia nada, unas nubes en el cielo, que se movian, pero a simple vista no vi color ni nada por el estilo. Agustin, con su súper cámara y casi congelado, tomó algunas fotos y si, se veía el verde, pero a simple vista era inperceptible. Estábamos a menos 3 grado con una sensación térmica de 7, yo me regresé al bus y al rato, todos subieron y nos fuimos. Estaba de muerte. Tanta vaina, tantas fotos que había visto, vine hasta Islandia y no vi nada. Me callé, regresamos al hotel, refunfuñé un rato, y descubrí que una famosa presentadora de Sony Latino, había puesto una foto hace unos días, de un lugar en Islandia con una Aurora Perfecta, cuando no hay ni una sóla foto de ese lugar con Aurora, es decir, hizo photoshop para poner su foto, pero bueno, ese es su problema y a quien le miente, yo estaba desilusionado y buscando todas las explicaciones posibles para justificar mi frustración.

Mi primera foto de la Aurora Boreal. 

Hoy nos fuimos a recorrer el círculo dorado, con su famosa catarata Gullfoss y el impresionante Geysir. Antes de salir del mirador de Gullfoss, le pregunto a un chico de la tienda de recuerdos, si por allí era fácil ver las auroras, y me responde, que como una vez a la semana se ven allí, pero que tenía que ir a “cazarlas”, que no era que me paraba en un lugar y aparecían sobre mi cabeza. Me llevé eso en mente y mientras regresabamos, bajaba el vidrio del auto, pare ver esas formaciones en el cielo, que parecen nubes, pero no lo son. Bajaba el vidrio constantemente, hasta que me pareció ver una, le dije a Agustín lo que había visto y que mejor paráramos para ver si con su cámara se veían los colores. Era un pueblito, subimos una pendiente y nos alejamos de las luces, dejamos el auto encendido y nos metimos en un bosque detrás de una cabaña, que ahora que lo pienso, creo que estaba deshabitada. Esto fue como a las 7pm, yo me bajé con mi go pro, la osmo mobile cargada, el samsung, el iphone, todo lo que tenía, pero sabía que el mejor para la noche era el Huawei P20 Pro en su modo noche, así que pusé el trípode, disparé y 45 segundos después, tenía mi primera foto, con la aurora boreal.

Ya cerca de Reykjavik, cerca del lago.

En el cielo, empezaban a salir los colores, si, si se veía verde, no tanto como en la foto, pero el juego de luces era impresionante. Uno siempre leía, que las luces bailaban y quedaba esceptico, hasta hoy, si, se movían, bailaban, cambiaban de forma y color, fue un momento muy emocionante, estábamos felices, habíamos “cazado” nuestra primera aurora boreal, se me aguaron los ojos, quizás del frio, pero había visto por primera vez, mi primera aurora boreal, allí estaba arrodillado, con los dedos congelados, ajustándo el trípode y el celular, si, arrodillado sobre el hielo, ya que no se veía casi nada, hasta agradecí a Dios por el regalo que me brindaba, de verdad que estaba emocionado.

Seguimos tomando fotos, no queríamos parar, pero decidimos irnos a otro lugar, y a otro, paramos en la mitad de la carretera, al final fuimos a 4 lugares y estas son algunas cuantas de las fotos que tomé y que me tomó Agustín con su súper equipo y talento. Hay más que les compartiré en otro álbum del viaje.

En el camino hacia la ruta 1. Paramos en la mitad de la calle.

Esto es lo que les quería compartir. La vida es bella, nuestro planeta es maravilloso. Agradecido con la vida por lo que me regala.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *