Segundo mensaje de Meng Wanzhou luego de su detención

Reflexiones de Meng Wanzhou, CFO de Huawei

En la segunda comunicación pública después de su detención, la hija del fundador de Huawei se refiere a la estrechez económica de su infancia y reflexiona acerca de la relación con su abuela materna, a quien acompañó en el lecho de muerte. 

Meng Wanzhou, Directora General de Finanzas de Huawei e hija del fundador de la compañía, Ren Zhengfei, divulgó una nueva nota, la segunda comunicación pública tras haber sido liberada bajo fianza, luego su detención en Canadá el 1 de diciembre pasado.  

En esta publicación –un extracto de su diario de vida– la ejecutiva revela aspectos desconocidos de su personalidad y de la historia familiar. En el texto expresa cómo el haber estado presente durante los últimos momentos de vida de su abuela, a los que su padre no pudo acudir por verse inmerso en los negocios, la hizo recordar su propia infancia y los momentos felices –y los difíciles- que su familia paterna vivió durante muchos años.

Meng Wanzhou cuenta, por ejemplo, cómo su abuela la ayudó a estudiar cuando era pequeña, con paciencia y bajo la tenue luz de una lámpara, siendo ella “lenta” para las matemáticas; con el paso de los años, la hija del fundador de Huawei estudió contabilidad y obtuvo una maestría de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, entre otros logros.

La ejecutiva también revela en su diario de vida aspectos relacionados con la estrechez económica de su familia; menciona que su padre siempre estaba muy ocupado, dedicándose principalmente a trabajar. En la carta dedicada a su abuela, reconoce que ella era el sostén de la familia y que su mayor deseo era poder educar bien a los nietos para aliviar la presión sobre sus padres.

Extracto del diario de Meng Wanzhou acerca de su abuela paterna

Cuando volví de Kunming quería escribir algo para mandárselo a mi abuela a la distancia. Pero durante un largo tiempo, cada vez que cerraba los ojos, me venía la imagen de la abuela recostada en la cama del hospital y no lograba calmar mis pensamientos. En los últimos días de mi abuela, mi hermano y yo éramos los nietos que teníamos más contacto con ella. Considero haber tenido mucha suerte ya que, cuando le quedaban unos pocos segundos de vida, pude estar a su lado; no como mi padre, que estaba de viaje de negocios en el exterior. 

La forma en que mi abuela se veía acostada en la cama es algo que no puedo olvidar. Cuando llegué al hospital, el médico me indicó que mi abuela había sufrido una hemorragia que había generado un grave daño cerebral y había perdido la conciencia. La equimosis y las manchas en su rostro parecían marcas de las vicisitudes y las tempestades que había experimentado durante su vida. Mi tía me abrazó y lloró al recordar el momento en que le cambió la ropa a la abuela y descubrió que aún usaba pantalones remendados. La abuela estaba en la cama y el equipo médico de la habitación seguía emitiendo señales. Estaba segura de que la abuela había estado intentando resistir hasta que llegara mi padre. Yo solo pensaba en poder volver a acariciar las arrugas en su rostro, en volver a sostener su cálida y pequeña mano, pero tenía miedo de molestarla. La última noche de vida de mi abuela, mi tía permaneció sentada en silencio en el pequeño banco a los pies de la cama sosteniendo sus pies mientras se enfriaban, una escena ante la que era imposible no derramar lágrimas. La abuela siempre había prestado mucha atención a su dieta y había llevado una vida muy regular, por lo que su estado físico era mucho mejor que el de las personas de su edad. Ya que mi padre siempre estaba demasiado ocupado, muy pocas veces podía ir a Kunming a verla. El hijo mayor siempre es especial, por lo que la abuela siempre pensaba conservar su buena salud para irse a vivir con mi padre después de retirarse, poder charlar con él y prepararle sus platos favoritos. Quién hubiera imaginado que esta desgracia tan repentina le iba a quitar la vida a la abuela y nos iba a quitar el apoyo emocional a todos nosotros. 

Cuando yo era una niña de tan solo cinco años, mi abuela vino a Chengdu para llevarme a Guizhou a estudiar. Esa fue la primera vez que la vi. En aquel entonces, yo tenía dos años menos que la edad escolar mínima y, por eso, no podía empezar la primaria en Chengdu. Por esa razón me enviaron a Guizhou a vivir con mi abuela. Recuerdo que al llegar a Guizhou me matriculó en la Escuela Primaria No. 3 de Duyun. Pero, en ese entonces, como yo era tan pequeña, todavía no estaba al nivel del resto de los estudiantes de primaria. Es por ello que todas las noches hacía las tareas de Matemáticas como si fueran un rompecabezas: 1+1 resultaba sencillo, ya que podía contar con los dedos, pero cuando eran sumas como 10 + 15, tenía que usar palillos para llegar al resultado. Ella me ayudaba con paciencia. De este modo, al lado de la abuelita y bajo la tenue luz de la lámpara, comenzó mi educación elemental.

La segunda vez que me llevaron a visitar a mi abuela ya estaba en primer año de la secundaria. En ese momento mi padre tenía un puesto en el área de ingeniería civil en la milicia china y, por algunas reducciones en las tropas,tuvo que viajar a la desértica Shenzhen. Como temía afectar los estudios de mi hermano y los míos, nos enviaron de Jinan a Guizhou. Recuerdo que en Jinan estudiábamos en una primaria rural con una mala calidad. Además, mi hermano y yo jugábamos en el campo todo el día, cazando saltamontes y recogiendo flores silvestres.

Si bien nuestra infancia fue inolvidable, nuestro nivel educativo no era bueno; de hecho, ocupé el último lugar en el examen en la Escuela Secundaria No. 1 de Duyun. En ese momento, mi abuelo era director de la escuela y mi abuela, maestra superior de Matemáticas. Realmente sentía que no les había dado ninguna satisfacción en ese ámbito y me sentía muy avergonzada. Justamente por eso quise hacer un doctorado, siempre quise que mis abuelos se sintieran orgullosos de mí. Recuerdo que, frente a la tumba del abuelo en 1999, mi padre me dijo que cuando obtuviera el doctorado, volviera ahí para prometer al abuelo que daría siempre lo mejor de mí para hacerlo sentir orgulloso de su nieta.

Lo que me entristece es que ahora la abuela solo puede recibir las buenas noticias acerca de mí en otro mundo. Cuando estudiaba Geometría en el segundo año de la escuela secundaria, me tocó mi abuela como profesora. No solo daba la clase, sino que también me daba lecciones particulares. Además, si bien yo era una niña, ya tenía sentido del honor. Trabajé duro y, por fin, logré mejorar mis notas. La abuela era una persona imparcial. Recuerdo que en un examen, con mucho esfuerzo, logré sacar la mejor calificación, pero como ella había corregido mi examen, quiso invitar a otros profesores a revisarlo también. Esta fue la única vez que saqué 100 puntos en mi vida, gracias a mi abuela y su atención.

El hijo favorito de mi abuela era mi tío, y el hijo al que prestaba más atención era mi padre. La vida de mi tío no marchaba viento en popa, por lo que mi abuela siempre quería ayudarlo. Y en cuanto a mi padre, él se dedicaba totalmente al trabajo y su salud empeoraba cada día más. Recuerdo que mi abuela le pedía una y otra vez que cuidara su salud y, cuando le descubrieron diabetes y nadie en la familia sabía cómo tratarla, la abuela dedicó especial atención a recopilar todas las noticias relacionadas, las recortaba de los periódicos y de las revistas y se las enviaba a mi padre. La abuela también armó una receta especial y la colocó en el lugar más visible en la cocina para que todos la tomaran como referencia. El amor de la abuela por sus hijos y nietos siempre fue muy minucioso. Todos vivimos con ella en algún momento: nos ayudaba con nuestros estudios, nos cocinaba, nos lavaba la ropa, dedicaba su energía entera a nosotros. Recuerdo que, hace muchos años, nos dijo que su mayor deseo era poder educar bien a los nietos para aliviar la presión sobre nuestros padres. 

Después de mudarse a Kunming, cada festival de primavera ella viajaba a Shenzhen a celebrarlo con nosotros. Y cada vez que venía, traía bolsas de tocino y salchichas para cada uno. Recuerdo que un año la abuela preparó hasta 35 kilos de salchichas. Con 77 años de edad, ¿cuántas veces habrá tenido que ir al mercado para comprar 35 kilos de carne de cerdo? Y, ¿cuánto tiempo habrá tardado en preparar las salchichas? Además, una vez que las preparaba, tenía que esperar a que no hubiera nadie en el patio para poder colgarlas en las ramas del ciprés y, así, poder ahumarlas. En aquel entonces, el tener una salchicha para la familia era resultado de mucho trabajo y esfuerzo, debido a la situación económica tan crítica en China. Recuerdo que cada vez que llamaba por teléfono a mi abuela, siempre me decía cuántas salchichas había preparado ese día. Al venir eso a mi memoria, no puedo dejar de sentir melancolía. Cuando la abuela estaba conmigo no me parecía nada extraordinario. Pero cuando se fue, me di cuenta de que ella era el sostén de la familia. Cuando nos iba bien, siempre queríamos contarle, cada vez que mi padre salía de viaje de negocios la llamaba para dejarla tranquila. Aunque la abuela ya tenía sus años y, en muchas ocasiones, no podía seguir el ritmo de la época, siempre lo intentaba y estaba dispuesta a entender y aceptar nuestra forma de vida. Justamente por eso la queríamos tanto. Mi tía me contó que una semana antes de su muerte, la abuela dijo que compraría un disco para aprender a cantar karaoke y poder hacer una presentación ante nosotros durante el venidero Festival de Primavera. 

Hoy, mi querida abuela ya está en el cielo lejano y no sé si podrá oírnos. Lo único que nos consuela es saber que se fue a reunir con el abuelo.

Huawei anuncia la Huawei Matebook 13

La nueva notebook ultra delgada con pantalla FullView está dirigida a los
profesionistas jóvenes, y entrega una gran experiencia de poder y conectividad.

En el marco de CES 2019, Huawei presentó su nueva HUAWEI MateBook
13, la primera PC ultra portátil de 13 pulgadas de la serie MateBook. Este dispositivo está dirigido a profesionistas jóvenes, y busca llevar las más recientes innovaciones de Huawei a más consumidores.

Combinando la pantalla HUAWEI FullView, gran portabilidad y una construcción más sólida, la nueva HUAWEI MateBook 13 establece un nuevo estándar en su categoría. Esta nueva MateBook también incorpora nuevas maneras en que los usuarios pueden conectar sus smartphones con sus computadoras, desvaneciendo la división entre los dispositivos móviles y las PCs.


La HUAWEI MateBook 13 incorpora el diseño icónico de la serie MateBook con su pantalla HUAWEI FullView, y es impulsada por un procesador de octava generación de procesadores Intel® Core. En cuanto al enfriamiento, cuenta con un sistema de ventiladores para enfriamiento de alta eficiencia con niveles de ruido reducidos. En términos de apariencia, posee una pantalla HUAWEI FullView con relación de aspecto 3:2 y una relación cuerpo-pantalla de 88%. La HUAWEI MateBook 13 es el compañero ideal
para los consumidores jóvenes que buscan la mejor calidad y el más alto desempeño.


“Las notebooks son una de las pantallas que juegan un papel determinante en nuestra estrategia que busca satisfacer todos los escenarios. La interconexión entre los dispositivos inteligentes y las laptops es
necesaria para dar a los usuarios una verdadera solución fluida e integral”, dijo Wang Yifeng, presidente del negocio de Tablets y PC de Huawei Consumer Business Group. “Los consumidores de computadoras
portátiles se sienten atraídos hacia los productos premium. La HUAWEI MateBook 13 que presentamos hoy tiene un grosor de 14.9 mm y pesa solo 1.28 kg. 1 Combina una estética premium, un gran campo de visión con su pantalla FullView y un sobresaliente desempeño para entregar una experiencia móvil refinada, conveniente y poderosa”.

Pantalla FullView y portabilidad: diseño ultra ligero sin comprometer el desempeño


La HUAWEI MateBook 13 lleva el diseño de pantalla HUAWEI FullView al siguiente nivel con una relación cuerpo-pantalla líder en la industria de 88%. Con unos biseles laterales de 4.4mm, la HUAWEI MateBook 13 incorpora una gran pantalla dentro de un cuerpo compacto para mantener una máxima portabilidad.

Al contrario de la mayoría de las laptops con relación de aspecto 16:9 en el mercado, la HUAWEI MateBook 13 cuenta con una relación de aspecto 3:2, que permite que las aplicaciones de productividad sean mostradas de forma más conveniente.

La resolución de la pantalla en una notebook juega un papel de gran importancia para entregar una experiencia de uso de calidad. Por ello, las pantallas de alta resolución han sido una característica constante en las notebooks de Huawei desde el principio. La HUAWEI MateBook 13 cuenta con una pantalla 2K (2,160 x 1,440 pixeles y 200 ppi) con una relación de contraste de 1000:1, compatible con el 100% de la gama de color RGB. Puede mostrar detalles vívidos para los usuarios cuando se visualizan
fotografías o películas en alta definición, y es más capaz de mostrar imágenes y videos con rapidez y precisión.


Hardware excepcional para un desempeño estable y poderoso.


En términos de desempeño, la HUAWEI MateBook 13 más equipada cuenta con un procesador de octava generación Intel® Core™ i7 8565U, que es 40% más poderoso que su predecesor; esta portátil también cuenta con una versión con procesador Intel® Core™ i5 8265U. También cuenta con un disco duro de estado sólido de alta velocidad PCIe, que otorga el máximo desempeño sin preocupaciones por velocidades lentas en lectura o escritura de datos. Además, la HUAWEI MateBook 13 cuenta con una tarjeta gráfica NVIDIA® GeForce® MX 150 con 2GB de GDDR5. Este GPU entrega un gran poder gráfico que es capaz de soportar exigentes tareas de edición de imagen y video, así como un alto rendimiento en actividades de entretenimiento.


La mejor experiencia de uso


La HUAWEI MateBook 13 es compatible con HUAWEI Share 3.0 que da al usuario una nueva forma de transferir de forma rápida y sencilla imágenes y archivos entre su PC y su dispositivo Huawei. (Para usar esta función, basta con seleccionar los archivos a transferir, ver qué dispositivos Huawei están cerca y tocar el dispositivo de destino deseado para iniciar la transferencia de datos a alta velocidad).

Además, la HUAWEI MateBook 13 cuenta con el botón de encendido One Touch que integra el botón de encendido, verificación de huella digital e inicio de sesión en un solo botón. Con esta característica, el usuario puede continuar trabajando sin tener que volver a escribir su contraseña o volver a escanear su huella digital.
Su adaptador de corriente de 65W funciona con salidas 20V/3.25A, 15V/3A, 12V/2A, 9V/2A y 5V/2A, está protegido contra sobrecalentamiento, además de ser compatible con carga rápida: 15 minutos de carga provee 2.5 horas de uso.


Interconexión sencilla


En la mayoría de los casos, compartir archivos entre una notebook y un smartphone requiere de un cable USB, pero puede ser que la compatibilidad o disponibilidad sea limitada. Al utilizar un protocolo de
transferencia de archivos de alta velocidad, HUAWEI Share permite a los usuarios conectar sus dispositivos a través de WiFi y compartir archivos de forma rápida, sencilla y segura, sin utilizar datos móviles, cables USB o software de terceros.


Al ser la nueva generación de la serie MateBook, la HUAWEI MateBook 13 es una extensión natural de la estrategia de Huawei de mantener conectados a todos nuestros dispositivos. La HUAWEI MateBook 13
ofrece un poderoso desempeño que da a los usuarios una experiencia más portátil, eficiente y elegante.
Además de crear una notebook ultra ligera y rápida, Huawei refrenda su compromiso con desarrollar soluciones que hagan más sencilla la vida de los usuarios, conectando smartphones, computadoras portátiles y otros dispositivos.
La HUAWEI MateBook 13 estará a la venta a partir del 29 de enero en las tiendas en línea de Amazon y Newegg de Estados Unidos, con un precio de $999 USD para su versión con procesador Intel® Core™ i5
8265U, y de $1,299 USD para la versión Intel® Core™ i7 8565U.

Sony presenta nueva barra de sonido y tocadiscos inalámbrico

–Sony dio a conocer la barra de sonido X8500 y el nuevo tocadiscos Sony PS-LX310BT en la edición 2019 de CES en Las Vegas, Nevada.

Sonido desde todas partes: HT-X8500

Experimenta un sonido surround cinematográfico desde la comodidad de tu casa con la barra de sonido X8500 compatible con Dolby Atmos® y DTS:X®. Esta barra de sonido de 2.1 canales ofrece un sonido cinematográfico basado en objetos que te coloca en el centro de la acción. Gracias a las tecnologías Digital Signal Processing únicas de Sony, como Vertical Surround Engine, con la X8500 puedes experimentar hasta 7.1.2 canales de sonido surround sin altavoces adicionales. Además, el subwoofer doble incorporado ofrece un sonido grave profundo, y con el Modo Cine activado, uno de los siete modos de sonido optimizado, puedes experimentar todas las películas a la mejor calidad posible.

La X8500 cuenta con soporte eARC para que los códecs de sonido de alta calidad pasen del televisor a la barra de sonido. También dispone de conectividad inalámbrica Bluetooth®, que permite conectar tu barra de sonido al televisor de manera inalámbrica para que el salón quede libre de cables1. Además, puedes escuchar tu música desde tu smartphone a través de BLUETOOTH®.

La Barra de Sonido X8500 de Sony

Diseño elegante

Integra la nueva tecnología cinematográfica en tu casa sin problemas gracias al elegante diseño de la nueva gama. La X8500 tiene un diseño de barra estilizado con metal perforado, con su subwoofer doble incorporado, tiene unos icónicos canales de subwoofer en el lateral de la barra.

La HT-X8500 estará disponible desde finales de julio de 2019 para Latinoamérica. 

Recrea perfectamente la experiencia sonora del vinilo clásico con el nuevo tocadiscos PS-LX310BT

Si estás revisando tus discos antiguos o coleccionando nuevos lanzamientos, transporta tus vinilos a la actualidad con el nuevo tocadiscos Sony PS-LX310BT. Sony fusiona la calidad sonora del vinilo con la comodidad y flexibilidad de conectarse a un dispositivo alámbrico o inalámbrico, perfecto para disfrutar del vinilo en el mundo conectado actual.

Fusionar el pasado con el presente

El LX310BT lleva el sonido cálido del vinilo a cualquier altavoz inalámbrico, barra de sonido o auriculares con transmisión BLUETOOTH® incorporada, ofreciéndote una libertad de escucha completa. El emparejamiento con tu dispositivo no podría ser más sencillo. Gracias al botón BLUETOOTH® y a la función de reproducción automática, al pulsar Play, la música se reproduce instantáneamente desde el último dispositivo que hayas emparejado. Esto asegura una experiencia de usuario sencilla para que cualquiera pueda disfrutar del vinilo. Además, si prefieres una conexión por cable, el tocadiscos también tiene un cable de audio.

El LX310BT permite diversas selecciones de ganancia2. Esto asegura una amplia compatibilidad con el vinilo al usar diferentes sistemas de reproducción y conexiones BLUETOOTH® para ajustar el volumen. También cuenta con un preamplificador phono que puedes seleccionar para usarlo con amplificadores que solo ofrezcan conexión de nivel de línea.

Sonido de calidad

La tecnología sonora y la calidad de construcción se han actualizado para que el sonido de tus vinilos sea mejor que nunca. El LX310BT tiene un plato de aluminio fundido para conseguir un equilibrio sonoro soberbio y un brazo de nuevo diseño que ofrece un sonido estable. Esto, unido a la gruesa y resistente cubierta antipolvo para combatir la resonancia, hace que no exista mejor manera de disfrutar del vinilo.

Experimenta el resurgimiento del vinilo con estilo

El LX310BT tiene un estilo elegante de gama alta, gracias a su calidad de construcción y textura cuidadosamente diseñadas. También tiene botones directos para manejarlo intuitivamente, incluyendo un botón BLUETOOTH® para reproducir y detener la música, y para emparejarlo fácilmente con tu dispositivo.

El modelo PS-LX310BT estará disponible en Latinoamérica a partir de agosto 2019.

(Material de prensa de Sony Latinoamérica)